—Y dime, Virginia, ¿tú por qué te suicidaste? —preguntó una curiosa Frida Kahlo—. —Para tener por fin una “habitación propia” —respondió con seguridad la escritora—. —Pensaba que precisamente tú, que desaparecías de casa cuando te venía en gana y tenías un marido comprensivo no tenías ese tipo de problemas —comentó la pintora—. —Mi esposo […]

Leer más →